Vie10242014

Last update

Agenda:
Back Usted está aquí: Portada Artes Artes plásticas Autores Juan Antonio Giraldo Fernández de Sevilla
Miércoles, 30 Julio 2008 19:54

Juan Antonio Giraldo Fernández de Sevilla

Escrito por  Membrilla.com

 

Giraldo en Membrilla"El año 1942, yo tengo cinco años, y la familia a la que Rita, mi madre, servía desde que era niña la trasladaron para administrar “la caseta de la luz” a La Membrilla, arrastrando así con ellos a mis padres. A Fernando, mi padre, lo colocaron como casero de “la casa de la obra”.

 

Más tarde, ya con siete años comienzo a ir a la escuela, es la escuela del “cojo”, que estaba muy cerca de la esquina de la calle San León con la calle Nueva. Poco tiempo después mi escuela pasó a ser en San Miguel, que está en la misma calle de “la casa de la obra”. Mis recuerdos a estas alturas son más de lugares que de personas, pero aún así recuerdo algunos: Para comprar vino me mandaban a “Bartolillo”. Recuerdo que me hice amigo de Pepe(¿) un hijo de “zanzán”, que vivía en mi misma calle y acera, más o menos en su mitad ( entre las escuelas de San Miguel y “la obra”). El “zanzán” padre creo que tenía un carro y tocaba el saxofón en la banda de música. El Mayordomo de la obra era Andrés “espuela”, que vivía en la calle Nueva, y también tocaba creo que el clarinete en la banda, como también lo hacía el pregonero.

Después del año 1947, a mi regreso de Úbeda, a donde fui a trabajar (esto duró más o menos año y medio) para despachar vino en la taberna de uno de los tres hermanos “Monjero”, mi padre me puso un puesto de frutas en la plaza en su parte baja, o sea enfrente del Casino, y en invierno, (creo) la plaza se subía al Azafranal. Más tarde, cuando mi padre dejó de ser casero de “la obra”, compró una casa en la calle Mazarras, y allí montó la que a la sazón fue la primera frutería de La Membrilla, esta frutería estaba frente a lo que más tarde fue el mercado.

Mi memoria me lleva” recordar que “Mangas” cobraba cuatro pesetas por la ida y vuelta a Manzanares; esto era dentro de la “tartana”, y tres pesetas, si ibas fuera en el pescante con el cochero.

En el “cercao” de enfrente de “la obra” había un paseo con docenas de almendros y en su mitad tenía un “cenador” y a continuación y hasta el final de este paseo lucía lo que serían media docena de árboles de albaricoques, que tenían la milagrosa suerte que el “chocho” era dulce. Todo esto mi padre lo vigilaba, quizás con demasiado celo, para evitar que los chiquillos saltaran la tapia para comer de estos albaricoques y almendrucos.

El coche de los muertos que iba desde San Miguel al cementerio pasaba delante de “la obra”, lo que no recuerdo es si lo hacía con una o dos mulas.

Por este tiempo aparecen mis primeros garabatos que los hacía con un lápiz bicolor (azul y rojo), que pertinazmente “robaba” en la oficina de “la caseta de la luz” los días que la hermana Pura hacía potaje de garbanzos y comíamos toda la familia, porque ese día mi madre iba a lavar la ropa de la semana. Casi siempre el día siguiente alguno de los dos hombres, que trabajaban en la oficina, le reclamaban el lápiz bicolor, y mi madre, que sabía donde yo lo guardaba (a la derecha de la banca debajo del colchón) lo devolvía y así hasta la siguiente semana que otra vez comenzaba “el juego”. (A nadie se le ocurrió comprarme un lápiz azul y rojo).


Giraldo en la escuela de Membrilla.-g
Por aquellos años pasaron por el cine de la plaza durante los “Desposorios” la película “El fantasma de la ópera”, con Boris Karloff. El cine comenzó a apasionarme. También recuerdo lo que fue un espectacular acontecimiento, cuando una hija de Andrés “espuela” se casó con un guardia civil. La calle Nueva, la calle Mazarras y el resto hasta la plaza del Azafranal donde estaba la iglesia, estuvo abarrotada de gente.

En la plaza: La tienda de Nicolás, el cuarto de los Municipales, una pequeña tienda de chucherías y golosinas y en la esquina y en diagonal a la magnífica Farola del Azafranal, la pescadería del “Cañamero”, y a la izquierda de la iglesia la fábrica de gaseosas y sifones, y a la derecha el bar de Manolo, que también tocaba el clarinete en la banda de música. Recuerdo la minúscula plaza de toros, que se montó unos Desposorios en un corralón en la esquina de detrás de las escuelas de San Miguel y creo que se llamaba calle de las Monjas. A estas alturas ya habían nacido en La Membrilla mis hermanos Lorenzo y Tomasa.

T
odo esto aquí y ahora puede hacer pensar que mi infancia fue triste; nada más lejos de la realidad, pues debido a ser bastante introvertido, yo tenía mi mundo particular, y fascinado como estaba por el cine, mis fantasías volaban. Y a pesar de que no me compraban juguetes, esta carencia la suplía inventándome y realizando aquellos juguetes que más me gustaban. Y así bastante ajeno a lo que me circundaba, se forjó mi personalidad. Por tanto mis recuerdos del tiempo el La Membrilla no son negativos, y los recuerdo con bastante cariño.

De esta forma transcurre mi niñez hasta los 14 años, cuando mis padres se marchan a Manzanares. Mi vida sigue en Manzanares, aunque mi relación con Membrilla continúa pues trabajo como acomodador en el Cine Avenida de Membrilla, donde conozco a Perico de Rimindú, a Joaquín Villa y sus hijas Juana y Beatriz. Más tarde marcho a Madrid y Holanda, donde contraigo matrimonio, y desde 1968 vivo en Canarias.

Biografía

Monumento al Quijote en Villanueva de los InfantesJuan Antonio Giraldo Fernández de Sevilla nace el día 4 de marzo de 1937 en Villanueva de los Infantes (Ciudad Real). En 1942 sus padres se trasladan a La Membrilla, donde pasa su infancia. Después de asistir durante año y medio a la escuela, las necesidades económicas de la familia hacen que sus padres le envíen a Úbeda en 1945 para trabajar despachando vinos en una taberna. Regresa a Membrilla en 1947 y su padre le pone un puesto de frutas en el mercado local. Más tarde, en 1951, su familia se traslada a Manzanares (C. Real) donde realiza sus primeros dibujos y, alternándolo con el puesto en el mercado, practica el ciclismo, ganando entre otros el campeonato provincial de Ciudad Real. En 1954 realiza su primera exposición y ya en 1963 obtiene el Premio de Dibujo de la Exposición de Artes Plásticas de Valdepeñas. Viaja a París y se interesa por la escultura.

En 1964 se va a vivir a Madrid y lo encontramos trabajando en el taller de José Luis Sanchez. En 1965 y 1966 participará en la II y III Bienales de Zaragoza. 1967 lo pasará viviendo en Holanda, admitido como residente en “Academia 63”, en Haarlem, y allí conoce a Carel Visser. A finales de los sesenta fijará su residencia en Las Palmas de Gran Canaria, donde realizará espectaculares vidrieras e interiores para diversos templos e instituciones en los años siguientes.

Viaja a México en 1970 y en el Museo Arqueológico se gestan las dactiloformas. En los primeros años de la década de los setenta mantiene una prolífica creación de vidrieras, esculturas y otras obras para iglesias e instituciones de Gran Canaria y viaja por Italia, Francia y Finlandia. En 1975 es invitado a la XI Exposición de Arte en Metal de Valencia, participa en la III Exposición de Dibujo al Aire Libre en Manzanares y realiza la escultura de hierro que se encuentra en el Museo Internacional de Arte Abstracto de Lanzarote. En 1976 realiza exposiciones individuales en la Galería Vegueta, Las Palmas y en Tom Maddock Gallery, Barcelona. Sigue realizando vidrieras e interiores en las islas y participa en el Certamen Internacional de Artes Plásticas en Lanzarote. Los últimos años de esta década realizará numerosas exposiciones: Spanska Turistbyra en Estocolmo; Museo Resistencia Salvador Allende en Fundación Joan Miró; Galeria Ressle, Estocolmo y Galería Fúcares de Almagro; Galería Rayuela, Madrid.

Giraldo inicia los años 80 realizando una vidriera emplomada para el Banco de España en Tenerife. En 1980 participa con un grupo de artistas e intelectuales manchegos en la creación de la Fundación Cultural Castilla-La Mancha. Nuevas exposiciones muestran su obra por el mundo: FIAC, Paris. Art 1980, Chicago; Amnistía Internacional, Madrid; exposición de Artistas Manchegos, Palacio de Velázquez, Madrid; Galería Ynguanzo, Nueva Cork. Al mismo tiempo, realiza numerosas esculturas, murales y múltiples para diferentes organismos, como Banco de Santander, revista “Cambio 16”, Universidad de Las Palmas... Todo ello sin abandonar su labor en el campo de las vidrieras. Es invitado al Segundo Salón Internacional del Vitral en Chartres, Francia.

Durante la década de los noventa va a realizar una prolífica labor artística en las islas, dedicado fundamentalmente a la realización y restauración de vidrieras, entre ellas las de la Catedral de Las Palmas de Gran Canaria, y otros trabajos relacionados con el diseño de interiores y exteriores. También va a continuar su labor escultórica para instituciones canarias. Pertenecen a estos años sus esculturas “Puente de Arles”, “Cuatro estaciones”, “Fuente de sueños”, “Homenaje a la vela latina”, “Homenaje a la mujer sureña”...

 

Giraldo S. XXI.

Con la llegada del siglo XXI Giraldo mantiene su prolífica labor creadora de vidrieras, esculturas y diseños en Gran Canaria.

2002
Realiza por encargo el Cartel de Carnaval de Las Palmas de Gran Canaria. Termina la última vidriera de la Catedral de Las Palmas de Gran Canaria.
Lleva a cabo una serie sobre el tema “Puerta del Atlántico” para el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria.

2003
Exposición “Las tentaciones de San Antonio”. Centro Atlántico de Arte Moderno. Las Palmas de Gran Canaria.
Realiza la escultura “Sabina” para los jardines de La Minilla, en Las Palmas de Gran Canaria.
Realiza las esculturas, fundidas en bronce y de 3 metros de altura, “Hombre” y “Mujer” para la Caja de Canarias en Las Palmas de Gran Canaria.

2004
Realiza la escultura “Jamila”, fundida en bronce, donada a su Villanueva de los Infantes natal.
Realiza escultura en bronce y mural en plomo para la nueva sede de “Canarias7” en Melenara. Gran Canaria.
Restaura las vidrieras de la Parroquia de Santa Isabel de Hungría y realiza cuatro vidrieras en hormigón. Las Palmas de Gran Canaria

2005
Realiza tres vidrieras emplomadas de grandes dimensiones para la Clínica La Paloma. Las Palmas de Gran Canaria
Exposición itinerante de los 34 dibujos que ilustran el libro de poemas “Espíritu 34”. Isla de Gran Canaria.
Exposición itinerante “Circuito insular de artes plásticas”. Isla de Gran Canaria.
Exposición “Frutos de la tierra”. Isla de Gran Canaria.
Realiza la gran vidriera del casino del Lago Martiánez. Santa Cruz de Tenerife.

2006
Instala la escultura colgada “Del cero al infinito” en Galdar, Gran Canaria.
Inaugura su primera exposición de fotografía “Un día en dos museos” en Manzanares.
Concluye la escultura compuesta de cuatro figuras para el homenaje a Cervantes, por la conmemoración del IV Centenario de la publicación del Quijote, en Villanueva de los Infantes.
Realiza pieza de bronce para la Cámara de Comercio de Las Palmas de Gran Canaria.

2007
Exposición de fotografía “Semana Santa. Iglesias y Santos” con la que inauguró la nueva Sala de Exposiciones de Membrilla.
Restaura las vidrieras del Teatro Pérez Galdós de Las Palmas de Gran Canaria.

2008
Se instala, al fin, el grupo escultórico realizado para conmemorar el IV Centenario del Quijote en la Plaza Mayor de Villanueva de los Infantes.

Premios y honores

Premio de Dibujo, en la exposición Nacional de Valdepeñas (C. Real).1963

Lotear Siemens hace una composición musical “Giraldo7, para flauta, oboe y fagot” en 1976.

Eduardo Westerdahl escribe el texto del libro “Giraldo”, Colección Delta, Ed. Rayuela en 1979.

Premio de las Bellas Artes (Escultura) en la Comunidad de Castilla-La Mancha, 1987.

Premio Gran Canaria de Escultura en 1994.

Premio Canarias7 al “Artista del Año 1997” en Las Palmas de Gran Canaria. 1998

Académico Numerario electo de la Real Academia Canaria de Bellas Artes San Miguel Arcángel, 2001.

El Ayuntamiento de Manzanares le dedica una calle con su nombre, 2003.

Es nombrado Hijo Predilecto de Villanueva de los Infantes, 2004.

Ingresa como académico numerario en la Real Academia Canaria de Bellas Artes de San Miguel Arcángel, 2008.

Giraldo ingresa en la Real Academia Canaria de Bellas Artes

Giraldo académicoEl escultor Juan Antonio Giraldo ingresó como académico numerario en la Real Academia Canaria de Bellas Artes de San Miguel Arcángel, en una sesión pública solemne celebrada en el Salón Dorado del Gabinete Literario, y la que asistieron numerosas personalidades de la vida pública, social, cultural y empresarial.

Presidida por el titular de la Real Academia, Elizeo Izquierdo, la sesión dio comienzo con el Pasaclaustro de ingreso que interpretaron los Ministriles de la Real Academia. El secretario accidental de la institución, Francisco González, leyó el acuerdo de elección del escultor como miembro de la Real Academia, mientras que el musicólogo Lothar Siemens fue el encargado de leer el laudatio sobre la figura de Juan Antonio Giraldo. Un artista al que calificó como "uno de los mejores escultores de su generación" recordando que fue en el año 1968 cuando se vinculó con Gran Canaria fijando su residencia en la localidad de Tafira.

El musicólogo citó algunas de las grandes obras que Giraldo realizó en esta isla durante las décadas de los setenta y ochenta, y señaló que desde el principio éste trabajó con diversos materiales, ya fuera escayola, bronce o hierro.

Siemens recordó que a mediados de los setenta, Giraldo se especializó en esculturas de pequeño formato hasta que 1976, fecha crucial en su carrera, presentaba su exposición en la sala Vegueta de Las Palmas. "Causó un gran impacto", apuntó Siemens, "por su enorme carga poética y porque su obra muestra un paralelismo con una preocupación constante tanto por el ser humano como por lo cambiante de su condición". Para finalizar, Siemens recordó que, a a pesar de ser manchego, a Giraldo se le considera como un canario más, y calificó su entrada en la Real Academia Canaria de Bellas Artes como todo "un acontecimiento". Juan Antonio Giraldo entregó a la institución la escultura Don Quijote como agradecimiento a la vez que agradeció la distinción que le dispensó la Academia.

Educación prohibida

Regístrate